Nata de tofu (crema)

Con estas recetas, adaptareis el Tofu a vuestro platos “de toda la vida”. Sirven para sustituir al queso fundido o a la nata en cualquier receta. (Receta tomada de El Delantal Verde)

Ingredientes
100 gr. Tofu
2 Cucharadas de aceite
2 a 3 Cucharadas de agua (o suero del tofu)

Elaboración
Mezcla los ingredientes y bate todo bien, incluso con la batidora, hasta que quede una pasta suave y cremosa.

____________

NATA “AGRIA” DE TOFU

A la preparación anterior, añade Zumo de limón.
Según el grado de acidez deseado, agrega más o menos zumo.

Quark o requesón de tofu

El Quark y el Requesón, son dos famosos quesos, suaves, con un ligero toque ácido, que se toman tal cual untado en un trozo de pan, o como ingrediente para elaborar multitud de recetas, sobre todo en muchos postres.
Con esta variante no lactea, elaborada con tofu, totalmente adaptada, no se te resistirá ninguna receta.
(Receta tomada de El Delantal Verde)

 

 

Ingredientes
150 – 200 gr. de tofu
2 cucharadas de aceite
2 a 3 cucharadas de zumo de limón

Elaboración
Une todos los ingredientes y machacalos con un tenedor, hasta que logres la textura deseada.
Se prepara igual que la nata agria de tofu, pero más espesa y menos ácida.

Guacamole

En México nace el Guacamole, una salsa con un sabor de dioses que se puede acompañar de mil formas: con tacos, tortillas de maiz, verduras crudas, patatas fritas, ensaladas, panes variados,…

(Receta tomada de El Delantal Verde)

Ingredientes
2 aguacates maduros
2 tomates maduros
1 cebolla pequeña
Unas gotas de zumo de limón

Elaboración
Abre los aguacates a lo largo, con un cuchillo alargado, saca el hueso, y con una cuchara extrae la pulpa. Con un tenedor machácala y añade los tomates y la cebolla pelados y picados.
Revuelve todo para que se mezcle bien, y agrega unas gotas de limón, para que el aguacate no ennegrezca rápidamente, en contacto con el aire.
No tardes demasiado en servir, para que no se oxide.
Puede acompañar a cualquier plato o tomarse como aperitivo, es excelente.

Variaciones
Hay distintas variaciones para esta receta. A algunos les gusta añadir un trozo de pimiento verde, o una pizca guindilla picante, o también es muy típico echar un poco de cilantro picado.
Hay incluso quien agrega un poco de yogur de soja, para espesarla.

Tomate frito casero

 

(Receta tomada de El Delantal Verde)

Ingredientes
1 kg Tomates maduros
1 Ajo (opcional)
1 Guindilla (opcional)
Aceite de oliva
Sal
Azúcar

Elaboración
Pela los tomates, pártelos a la mitad y retírales las pepitas. Pícalos muy menudos, o pásalos por el pasapurés si tienes.
En una sartén o cazuela, pon a calentar dos cucharadas de aceite de oliva, a fuego bajo. Pela el ajo y dóralo entero en ese aceite. Si te gusta el picante, echa también la guindilla.
Añade los tomates, un poco de sal y una pizca de azúcar, que elimina el exceso de acidez.
Sube el fuego hasta que empiece a hervir todo, tapa y baja a fuego lento. Deja freir así, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera, unos 20 – 30 minutos. Cuando veas que se va espesando, corrige de sal, retira el ajo y la guindilla, y listo.

Variaciones
Si no tienes tomates, puedes usar igualmente una lata de tomate natural triturado o entero.
Hay personas a las que les gusta hacer un sofrito a base de ajo, cebolla y pimientos, todo bien picadito, antes de añadir el tomate.

Consejos
Para pelar con facilidad los tomates, déjalos en remojo en agua muy caliente unos minutos antes. Verás lo bien que se desprende la piel.
Si haces cantidad suficiente de tomate frito para guardar unos días, preocúpate de echarlo en un recipiente hermético con tapa, y de ponerle una pequeña capa de aceite en la superficie, que evitará que se estropee. Consérvalo en la nevera.

Salsa bechamel

 

Ingredientes
50 gr Harina (integral o blanca)
50 gr Margarina
500 ml Leche vegetal (recomiendo la leche de arroz para una mejor consistencia. Se hace de la siguiente manera: colocar a hervir un puñado de avena con el triple de agua. Hervir hasta que haga burbujitas y el agua se torne color blanco. Colar y dejar enfriar. Si queda muy espeso agregar más agua.
Sal
Nuez moscada, pimienta

Elaboración
Derrite la margarina en una sartén, con cuidado que no se queme porque amargaría todo el plato.
Con el fuego bajo-medio, añade la harina, poco a poco, removiendo constantemente para que se unan bien. Da unas vueltas para que la harina se dore ligeramente.
Ahora ve añadiendo la leche poco a poco, y de nuevo remueve para que se vaya ligando bien todo. Deja cocer la masa a fuego medio un rato, para que la harina no quede cruda. Si la quieres más ligera, dejala cocer menos.
Corrige de sal, y echa un poco de nuez moscada recién rallada.

Consejos
Para la bechamel existe una regla general: la cantidad de grasa ha de ser la misma que la de harina, y el liquido es la suma de la cantidad de grasa + la cantidad de harina x 5 (en mililitros). Por ejemplo: 50 gr harina + 50 gr margarina = 100 x 5 = 500 ml leche.
Si necesitais bechamel para unas croquetas será más espesa, pero no añadiendo más harina, sino cociéndola en el fuego. Si, por el contrario, se necesita una bechamel ligera, se retira del fuego antes, sin dejarla reducir.
El no tostar algo la harina una vez mezclada con la margarina, resulta una bechamel con sabor a harina cruda, que resulta bastante desagradable.

Pesto de rúcola

(Receta tomada de El Delantal Verde) 

 

Ingredientes
1 racimo grande de rúcola fresca
150 gr tofu blando
100 gr piñones crudos
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal

Elaboración
Lava las hojas de rúcola y escúrrelas. Pon el en vaso de la batidora, junto al resto de ingredientes, y muélelo añadiéndole un chorrito de aceite, poco a poco, hasta que resulte una pasta homogénea con cuerpo. Corrige de sal a tu gusto.
Sirve con pasta hervida, verduras asadas o como dip de crudos. Mejor si no lo calientas antes.