Borscht (sopa de remolacha)

Esta sopa constituyó, durante cientos de años, la dieta esencial de los campesinos de la Rusia pre-revolucionaria.
Existen muchas variaciones. (Receta tomada de El Delantal Verde)

Ingredientes
200 gr Remolacha cocida
1 Cebolla
2 Zanahorias
2 Tallos de apio
1 Tomate
50 gr Col
Aceite de oliva
Zumo de limón (o vinagre de vino)
3/4 l Caldo vegetal
Eneldo seco
Pimienta negra recién molida
Sal
Nata agria de Tofu (ver
receta)

Elaboración
Corta la remolacha en rodajas finas, y éstas en tiras muy delgadas. Pela y pica fino la cebolla. Pela y corta en juliana la zanahoria. Retira las hebras más duras al apio y córtalo en rodajas finas. Corta también la col a tiras finas.
Calienta un poco de aceite en una cacerola, y sofrie la cebolla un par de minutos. Añade la remolacha, la zanahoria, la col y el apio. Cocina a fuego lento unos 5 minutos, removiendo frecuentemente con una cuchara de madera.
Añade el tomate, pelado, sin semillas y en rodajas finas. Echa medio litro de caldo vegetal, el zumo de limón (o vinagre) y un pellizco de eneldo. Salpimenta al gusto y calienta hasta que rompa a hervir. Baja el fuego a medio, y deja cocer bien tapado durante aproximadamente media hora, o hasta que estén todas las verduras tiernas.
Si ves que el caldo se consume rápido, añade un poco más.
Sirve muy caliente, con dos cucharadas de nata agria de tofu, y espolvorea con otro pellizco de eneldo.

Variaciones
Puedes utilizar lombarda en lugar de col blanca.

Crema de guisantes y apio

 

 (Receta tomada de El Delantal Verde)

Ingredientes
200 gr Guisantes (frescos o congelados)
50 gr Apio
1 Cebolla pequeña
2 Patatas
2 tazas de caldo vegetal
Leche vegetal o Tofu
Aceite de oliva
Sal

Elaboración
En una olla pon a rehogar, a fuego lento, la cebolla picada muy fina hasta que esté transparente y dorada.
Limpia el apio de las hebras más duras y añádelo. Dale unas vueltas para que se haga un poco.
Pela las patatas y trocéalas, y limpia los guisantes de sus vainas si son frescos. Agrégalo todo a la olla, y echa también el caldo y un poco de sal. Tapa la olla y deja cocer a fuego medio durante unos 20 minutos, hasta que esté todo blando.
Retira del fuego y pasa por la batidora, hasta que quede una crema suave y homogénea. Echa un poco de leche vegetal o un trocito de tofu, y sigue batiendo hasta mezclarlo bien.
Sirve muy caliente con pan tostado o frito.

Puré picante de lentejas

 

(Receta tomada de El Delantal Verde)

Ingredientes
150 gr Lentejas
1 Pimiento verde italiano
1 Cebolla pequeña
1 Diente de ajo
2 cucharadas de cacahuetes crudos
Pimentón picante
1 Guindilla
Comino
Jenjibre en polvo
Pimienta negra molida
2 cucharadas Zumo de limón
2 vasos de Agua
Sal

Elaboración
Deja remojar en agua, la noche de antes, las lentejas. Si tienes lentejas peladas, de las que no necesitan remojo, sáltate este paso.
Pon en una cazuela las lentejas escurridas, el pimiento y la cebolla picados finos, la guindilla, una pizca de jenjibre, otra de pimentón picante, el zumo de medio limón, los cacahuetes picados y el ajo majado en el mortero con unos granos de sal y una pizca de comino.
Vierte el agua encima y llévalo a ebullición. Cuécelo a fuego lento unos 30-40 minutos, o hasta que el líquido se haya absorbido. Remueve de vez en cuando con una cuchara de madera.
Retira del fuego, aparta la guindilla, salpimenta al gusto y pasa por la batidora.
Sirve bien caliente, con unos picatostes de pan frotados con ajo.

Crema de zanahoria y coco con pan de ajo

El coco es una fruta que puede aportar, a cualquier plato sencillo, un toque de lo más exótico y original, con su sabor y texturas tan deliciosas.

(Receta tomada de El Delantal Verde)

Ingredientes
500 gr zanahorias
1 patata
1/2 litro caldo vegetal
1 ramillete perejil picado
1/2 vaso leche de soja
2-3 cucharadas de coco rallado
1 rebanada de pan
2 dientes de ajo
50 gr pipas de calabaza ya peladas
50 gr pasas
Agua
Sal

Elaboración
Coloca el coco rallado en el vaso con la leche de soja, y déjalo macerar unas dos horas. Tritura después la mezcla, con la batidora, hasta obtener una crema fina, o con la textura que más te guste.
Pon las pasas a macerar también, en un poco de agua, para que se hidraten, en el momento que te pongas a cocinar, y reservalas para el final.
En una cacerola, pon el caldo vegetal a hervir, y añade la patata y las zanahorias peladas y troceadas, y el ramillete de perejil picado. Cuécelo durante 15-20 minutos, y tritúralo con la batidora hasta que se haga una crema fina y ligera. Corrige de sal.
Aparte, tuesta la rebanada de pan en la tostadora, y restriégale por ambas caras los ajos pelados, para que tomen bien el sabor. Córtala en dados regulares.
Si las pipas de calabaza están crudas, tuéstalas un par de minutos en una sartén, sin aceite, a fuego medio y sin dejar de remover. Sólo hasta que empiecen a tomar un poco de calor.
Sirve la crema de zanahorias en el plato y adereza con una buena cucharada de la crema de coco, unas pasas escurridas, los dados del pan de ajo y las pipas de calabaza.

Variaciones
Si no tienes leche de soja, puedes usar cualquier otro tipo de leche vegetal, o incluso un yogur vegetal natural reducido con un par de cucharadas de agua.
Prueba a cambiar las pipas de calabaza por otras semillas, o una mezcla de todas ellas: de girasol, de linaza, de amapola,… Cada una dará un sabor distinto al plato en cada ocasión.

Crema fría de aguacates

 

 (Receta tomada de El Delantal Verde)

Ingredientes
2 aguacates
1 tomate maduro
1 patata pequeña
1 ajo
1 vaso de leche vegetal
2 vasos de caldo vegetal
Zumo de 1/2 limón
Salsa de soja
Pimienta blanca molida
Sal

Elaboración
Pon a cocer la patata pelada y partida por la mitad en el caldo vegetal hirviendo, hasta que esté blanda.
Corta los aguacates por la mitad a lo largo, quítales el hueso y retíra la pulpa con ayuda de una cuchara. Ponla en el vaso de la batidora y riégala con el zumo del limón para que no oscurezca.
Añade el vaso de leche, la patata cocida, el ajo pelado, una pizca de pimienta, unas gotas de salsa de soja y unos granos de sal. Tritura hasta obtener un puré homogéneo, y ve añadiendo, poco a poco, del mismo caldo vegetal de antes hasta dar con el punto de espesura que más te guste.
Tapa bien el recipiente, y déjalo en la nevera hasta que esté bien fría.
En el momento de servir, añade el tomate pelado y muy picado por encima. Y si quieres, unas nueces también le van de maravilla.